Información sobre la Unión europea

Los retos del presupuesto europeo - 1

 

La estrategia “Europa 2020” adoptada por la Unión Europea recoge la mayoría de los objetivos de la anterior estrategia (llamada « estrategía de Lisboa » que fracasó en lograr dichos objetivos): estimular el crecimiento économico mediante acciones en favor de políticas e inversiones que preparen el futuro (investigación, educación, desarollo sostenible y respectuoso del medio ambiente). El éxito de esta estrategia dependerá en primer lugar de los medios que se le dedicaran, y en particular de la importancia del presupuesto comunitario y de los recursos nacionales que completen los créditos europeos.

El presupuesto de la Unión europea para 2011 es el primer presupuesto votado tras la entrada en vigor del Tratado de Lisboa que reforzó los poderes presupuestarios del Parlamento Europeo y asignó nuevos objetivos a la Unión Europea, creando, por consiguiente, nuevas necesidades: por ejemplo, el Servicio europeo de acción exteriorior (SEAE) , o el mecanismo europeo de estabilización.

Tambien deben tenerse en cuenta, la crisis y los ajustes presupuestarios acordados por los países para acabar con déficit excesivos que proporcionan un contexto poco favorable al aumento de los créditos de los que dispondrán las instituciones europeas, desgraciadamente en un momento en que sus competencias y intervenciones aumentan.

Estas son las razones por las que las negociaciones sobre el presupuesto para 2011 serán un momento importante de la vida política de la Unión Europea.

 

El procedimiento presupuestario

El Tratado de Lisboa dota al Parlamento Europeo con poderes que lo ponen en igualdad de condiciones con el Consejo por lo que se refiere a los gastos, en la medida en que suprime la distinción entre gastos obligatorios (el Consejo tenía la última palabra en lo que respecta a estos) y gastos no obligatorios (la última palabra la tenía el Parlamento). Con el Tratado de Lisboa, el Parlamento pasa a ser responsable de todo el presupuesto comunitario, conjuntamente con los gobiernos de los Estados miembros.

Las dos lecturas del proyecto de presupuesto por el Parlamento Europeo y el Consejo son sustituidas por una lectura única.

Las diferentes fases son las siguientes:

  • Antes de 1ro de julio, cada institución comunitaria (1) elabora un “estado provisional de sus gastos para el ejercicio presupuestario siguiente”. La Comisión Europea reúne los estados provisionales en un proyecto de presupuesto (PP).
  • A más tardar el 1ro de septiembre, la Comisión transmite este PP al Parlamento Europeo y al Consejo.
  • El 1ro de octubre a más tardar, el Consejo da a conocer al Parlamento su posición sobre la propuesta de la Comisión Europea.
  • Si el Parlamento Europeo aprueba la posición del Consejo, se adopta el presupuesto. Si el Parlamento Europeo no se pronuncia, el presupuesto se considera adoptado tal como fué acordado por el Consejo. Si el Parlamento aprueba enmiendas por mayoría de sus miembros, y si el Consejo no aprueba dichas enmiendas, el proyecto se transmite al Consejo y a la Comisión, y se convoca el comité de conciliación compuesto a partes iguales por miembros del Consejo y representantes del Parlamento.
  • El comité de conciliación debe conseguir, en un plazo de 21 días a partir de la convocatoria, un acuerdo sobre un texto conjunto, por mayoría cualificada de los miembros del Consejo y por mayoría de los miembros que representen al Parlamento. Por su parte, la Comisión Europea debe esforzarse de fomentar un acuerdo entre ambas instituciones.
  • Si el Comité de conciliación no logra alcanzar un acuerdo, la Comisión Europea debe presentar un nuevo proyecto de presupuesto. Si el comité alcanza un acuerdo, el Parlamento y el Consejo disponen de 14 días para aprobar el proyecto que se considera entonces ser definitivamente adoptado.
  • Si tal no es el caso:
  • - o ninguna de las dos instituciones consigue pronunciarse, o una de ellas aprueba el texto conjunto mientras que la otra no adopta decisión alguna : el proyecto conjunto resultante de la conciliación se considera adoptado
  • - o ambas instituciones rechazan el texto conjunto, o una lo rechaza mientras que la otra adopta decisión alguna, o el Consejo aprueba el texto y el Parlamento Europeo lo rechaza: la Comisión debe presentar un nuevo proyecto de presupuesto
  • - o el Consejo rechaza el proyecto y el Parlamento lo aprueba: se supera la oposición del Consejo y el presupuesto se adopta si el Parlamento lo aprueba por mayoría de sus miembros y las tres quintas partes de los votos emitidos.

 

 

- Si ha sido imposible adoptar el presupuesto en el plazo previsto para ello, el sistema de las doceavas partes provisionales permite efectuar los gasto mensualmente dentro del límite de la doceava parte de los créditos consignados en el presupuesto del ejercicio anterior.

El Consejo solo es competente para fijar los ingresos, es decir, los recursos de la Unión Europea. Vota por unanimidad, tras haber consultado el Parlamento Europeo.

 

Calendario previsto para el voto del presupuesto de 2011

- marzo de 2010: el Consejo y el Parlamento aprueban orientaciones políticas sobre las prioridades presupuestarias para 2011

- abril de 2010: la Comisión Europea presenta el proyecto de presupuesto

- junio de 2010: Resolución parlamentaria relativa al proyecto de presupuesto;acuerod previo del Consejo; reunión de las tres instituciones

- 12 de agosto: el Consejo adopta su posición sobre el PP

- hasta finales de octubre de 2010, el Parlamento puede adoptar enmiendas al texto acordado por el Consejo; convocatoria del comité de conciliación en caso de desacuerdo entre el Consejo y el Parlamento

- noviembre de 2010: negociaciones en el marco del comité de conciliación

- diciembre de 2010: voto del presupuesto

 

Los Estados retocan el proyecto de presupuesto y reducen los creditos

El 16 de marzo de 2010, el Consejo hizó públicas sus prioridades. Sin sorpresa, los estados destacaron que “el presupuesto para 2011 tendrá más que nunca que tener en cuenta, más que nunca, restricciones presupuestarias y económicas en el plano nacional”. Por lo tanto, “la reasignación de créditos, que permita hacer el mejor uso posible de los recursos disponibles” debe constituir “un elemento esencial del procedimiento presupuestario de ejercicio 2011”, en particular, en beneficio de los programas europeos destinados a hacer frente a las consecuencias de la crisis. Quedaba claro, pués, que no era hora de aumentar los créditos pero de utilizarlos de otra manera, lo que puede poner en peligro el provenir de ciertas políticas comunitarias.

El 12/08/2010, el Consejo adoptó su posición sobre el presupuesto europeo para 2011 (2). La crisis y la necesidad de aplicar rigor presupuestario da un pretexto idoneo a los países miembros para proponer el « hielo » o, más, la reducción de los créditos destinados que finanzan las políticas y acciones comunes.

El presupuesto 2011 aprobado por el Consejo asciende a 141.777 mil millones de euros en lo que se refiere a los créditos de compromiso y a 126.527 mil millones de euros en lo que se refiere a los créditos de pago, o sea el equivalente a 1,02% del producto nacional bruto (PNB) de la UE (cuando el PP preve un 1,05% , o sea un aumento de 5,8% con relación a 2009).

En comparación con el presupuesto para 2010, los créditos de compromiso aumentan muy poco (+0,22%) y los créditos de pago apenas más (+2,91%). En comparación con el PP de la Comisión Europea, se suprimen 787,83 millones de euros por los que se refiere a los créditos de compromisos en y 3,609 mil millones de euros en cuanto a los créditos de pago.

La disminución afecta a casi todos los capítulos presupuestarios, excepto la rúbrica “Cohesión para el crecimiento y el empleo” cuyos créditos se mantienen a un nivel equivalente al nivel propuesto por la Comisión en el PP. En cambio, se suprimen 1075 millones de euros de créditos de pago. Dicha supresión afecta al Fondo Europeo de Desarrollo Regional, el Fondo Social Europeo, y a la finalizacion de los programas anteriores.

En cuanto a la competitividad para el crecimiento y el empleo, se reducen los créditos de compromiso previstos por la Comisión (- 46,55 millones de euros) y los créditos de pago sufren una reducción de 891,14 millones de euros de los cuales 545,97 millones de euros en el ámbito de la investigación. El Consejo tambien retocó los créditos de administración (en particular rechazo de ciertos aumentos de salarios, rechazo de creación de nuevos puestos, a excepción de los puestros previstos para el Consejo Europeo, y reducción de los créditos propuestos para las agencias europas descentralizadas).

Sigue

 

 


1 – Salvo el Banco Central Europeo

2 – « Le Conseil adopte sa position concernant le projet de budget de l'UE pour 2011 », Bruxelles, le 12 août 2010, 12464/10, Presse 212

 

Jurisprudencia

 

  • Comentarios de sentencias del Tribunal de justicia de la Unión europea
  • Conclusiones de Abogados generales

 

Archivos

Artículos de actualidad europea

2001 / 07- 2012

Noticias cortas

2009 / 07- 2012

 

CONTACTO

laromieu